Masaje

Vienes a la cama y comienzas a darme las señales, te frotas el cuello y mueves tu cabeza a los lados, pones tu típica expresión de incomodidad, suspiras con fuerza para captar mi atención aunque sabes que siempre la tienes ni bien entras en la habitación, sobre todo con tu piel aún mojada de la ducha que acabas de tomar.

─¿Qué sucede? ─pregunto con ingenuidad sabiendo cual será la respuesta.

Sin mirarme tu respondes ─Es que me duele un poco el cuello…

Repetimos nuestro pequeño juego aunque sabes que sólo necesitas pedírmelo, sin embargo disfrutas cuando soy quien te lo ofrece.

─¿Quieres un masaje? ─te ofrezco lo que esperas.

Sonríes con la pregunta, me miras de reojo por sobre tu hombro y asientes con la cabeza. Luego te quitas la toalla que te cubre, me alcanzas el aceite que guardas en tu mesita de noche y te acuestas boca abajo sobre la cama.

Me acomodo de rodillas a tu lado, abro el aceite y vierto un poco en mi palma, froto ambas manos entre si para calentarlas antes de apoyarlas sobre ti y por último comienzo a esparcir el lubricante sobre tu espalda y hombro. Empiezo a masajear tu cuello, muy cerca de tu cabeza relajarte, deslizando mis dedos por los lados de tu espina, removiendo la tensión con movimientos hacia abajo mientras tú te relajas y dejas escapar el aire cómo un profundo suspiro.

Bajo por tu cuerpo haciendo movimientos en círculos, aplicando presión en los músculos entre tus omóplatos buscando deshacer los nudos, sientes un pequeño dolor que te hace gemir seguido de una sensación de relajación muy placentera. Continúo bajando presionando los laterales de tu torso, primero de un lado, luego del otro, con fuerza para distender por completo la zona al tiempo que liberas tu respiración haciendo esos sonidos que me encanta provocar. Respiras profundo y haces una larga exhalación dejando que las vibraciones del suspiro atraviesen todo tu pecho llevándote a un estado de completa calma.

Continúo hacia tu espalda baja y me detengo allí un tiempo, se que es la zona en la que más carga llevas, presiono, froto, acaricio. Cargo con suavidad mi peso sobre ti para liberar tus vértebras con un pequeño crujido, vuelves a sentir otro golpe de alivio que acompañas con un sensual quejido en una mezcla de molestia y alivio. Me dejo llevar hacia tus nalgas que toco de camino a tus piernas, en busca de tus muslos que froto alrededor en un movimiento espiralado, comenzando por la izquierda y después por la derecha. Sigo hacia tus gemelos expulsando la tensión hacia abajo, forzándola a salir de tu cuerpo para finalmente llegar a tus pies.

Me pongo bajo tus hermosos pies, los que deben soportar todo el peso del día, cojo de a uno entre mis dedos y comienzo a presionar fuerte en forma circular con los pulgares en la planta, desde el arco y hacia el frente, estiro tus dedos, aflojo tus tobillos. Continúo con fuerza para sacarles toda la carga hasta que puedas sentirlos cómo nuevos y hasta que mis dedos dejen en ellos sus últimas fuerzas.

Por último vuelvo a subir, con suaves caricias y cariñosos besos de forma inversa por el mismo camino que baje. De tus tobillos a tus gemelos, a tus muslos, a tus nalgas, a tu espalda baja y más allá, a tus hombros, tu cuello y para terminar recuesto todo mi cuerpo sobre ti para enredar mis dedos en tu cabello y cerrar con un beso final en tu mejilla.


Te quitas la toalla que te cubre, me alcanzas el aceite que guardas en tu mesita de noche y te acuestas boca abajo sobre la cama.

¿Ganas de más?

Publicado por R. R. Insomne

Escritor con problemas para conciliar el sueño, cuando las apasionadas fantasías se presentan durante la noche y deben ser registradas en palabras.

3 comentarios sobre “Masaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: